Slow. Los objetos que usamos a diario determinan la forma en la que hacemos las actividades cotidianas. Junto con ellos, el ambiente en el cual habitamos habla de nuestras costumbres, a la vez que define ritmos y sensaciones.